El orgasmo (científicamente también: clímax, escalera, subida) es el climax del placer sexual. Antes del orgasmo, sube la concentración de la sangre en los genitales hasta un máximo, y durante el clímax se dan contracciones de los músculos de esta zona del cuerpo, en la cual se descarga la tensión sexual. Después tiene lugar una relajación de la región genital y en muchos casos, de todo el cuerpo. En el caso del hombre, en general se da la eyaculación durante el orgasmo. Aparte de las reacciones corporales, el orgasmo se hace notar por una sensación de delirio que casi siempre es sentida como placentera. Algunas culturas dividen los orgasmos en niveles que llegan hasta un estado de éxtasis que perdura por un largo lapso de tiempo y puede ser alcanzado por ciertas prácticas sexuales y prácticas de meditación.

Orgasmo Orgasmo Orgasmo Orgasmo Orgasmo
Orgasmo Orgasmo Orgasmo Orgasmo Orgasmo

Aspectos fisiológicos y teorías antropológicas

Muchas veces el orgasmo es descrito con metáforasEn el sentido fisiológico, el orgasmo es un proceso que tiene lugar en el sistema nervioso central y por lo tanto es algo simple separarlo de las otras funciones sexuales, como la eyaculación, la concepción o el salto ovario. Las actividades en el cerebro durante el orgasmo pueden ser descritas como fuegos artificiales neuronales; éstas tienen su origen en el sistema limbico con participación del hipotálamo y la amidgala. El sistema límbico, que maneja al orgasmoParticipan de la preparación del orgasmo varias sustancias neuronales, como los neurotransmisores, dopamina, noradrenalina y serotonina y distintas hormonas, sobre todo andrógenos y péptidos opioides. El proceso todavía no ha sido investigado en profundidad. Durante el proceso puede darse el caso de que la actividad salte de un área del cerebro a otra. Esto puede explicar varias reacciones sexuales que a primera vista son paradójicas, como las que se dan en casos de dolor y miedo extremo, que pueden llegar a ser vividos de manera similar al orgasmo. La capacidad de detección de dolor y la actividad del telencéfalo son reducidos de manera significante durante el orgasmo y su fase preliminar. Por eso, acciones dolorosas pueden ser sentidas como placenteras y estimulantes durante este proceso, lo que es aprovechado en prácticas catalogados bajo las siglas BDSM (a veces denominadas sadomasoquismo).

Causas derivadas de la evolución

La teoría de la evolución parte del supuesto que las adquisiciones nuevas en la conducta de las especies muchas veces tienen como causa la utilidad de estas para la supervivencia y la reproducción de la especie. Según esta concepción el orgasmo es útil ya que asegura que las interacciones sexuales causen placer y sean repetidas la mayor cantidad de veces posible. Esto se habría dado por parte de la selección de mutaciones neurológicas y biológicas. Prácticas sexuales que no tienen la función de la reproducción de la especie (por ejemplo, la homosexualidad y la masturbación), son según esta corriente de la biología un efecto colateral de esta tendencia evolutiva.

Mundo animal

Es visto como asegurado que en la mayoría de los mamíferos un reflejo causa el salto ovario al darse la copulación. Pero no ha sido comprobado si un animal puede sentir un orgasmo, aunque hay indicios que varias especies sí lo hacen. Es conocida la reacción de gatos que gritan al ser estimulados sexualmente. Pero no está asegurado que se trata de un orgasmo, ya que también podría ser una expresión de dolor por las características del pene del gato macho, que cuenta con ganchos y espinas. Hay otras especies en las cuales se da una reacción parecida, por ejemplo las tortugas griegas y los erizos. Además se observaron otros procesos que podrían ser indicios para orgasmos, como contracciones rítmicas de músculos, un congelamiento de la mímica y una posterior relajación, como es el caso del chimpancé cuyas prácticas sexuales son comparables con las del hombre. También fueron observados procesos similares en algunas especies de aves. Fisiológicamente, hay varios indicios que indican una capacidad de sentir orgasmos por parte de varios animales. Las regiones del cerebro activas en el orgasmo humano son filogenéticamente antiguas y existen en todos los vertebrados en forma similar. Además en muchas especies se da una concentración de nervios en los genitales similar a la de los humanos.

Conducta sexual del humano temprano

Algunos científicos sostienen que los procesos biológicos que toman lugar en el orgasmo permiten hacer deducciones acerca de la conducta sexual de los humanos prehistóricos. Por ejemplo, hay intentos de explicar los orgasmos múltiples, que se observan en algunas mujeres, con una probable conducta sexual de las hembras prehistóricas que copulaban dentro de muy poco tiempo con varios machos, para que solamente el esperma del macho más conveniente llegue a producir la concepción. En 1995, los biólogos Robin Baker y Mark Bellis de la Universidad de Manchester observaron y documentaron un hecho que parece confirmar estos supuestos: los espermatozoides de distintos hombres poseían, en algunos casos, mecanismos que permitían destruir a espermatozoides competidores y en otros casos, bloquear su paso para impedir la concepción por parte de competidores por su forma. La concepción.Hay científicos que cuestionan esta tesis, argumentando que no se trata de mecanismos destructivos sino de una reacción de concepción por la que pasan "erróneamente" los espermatozoides al tomar contacto con otros. Además, tanto animales monógamos como polígamos poseen una estructura del espermazoide similar, por lo que según estos críticos es improbable que estos mecanismos tengan como objetivo el impedimiento de la concepción por parte de competidores.

El orgasmo y la relación entre parejas

Vivencias íntimas placenteras vividas conjuntamente son fructíferos para una relación de pareja, porque invitan a la repetición, además requieren empatía y confianza y la fortalecen. Para alcanzar el orgasmo en sus múltiples formas, el ser humano se vale de una de sus características más fundamentales: la creatividad, la que le permite traspasar sus límites y vivir el sexo de manera más intensa. La teoría de la evolución sostiene que el orgasmo, de esta manera, es un instrumento de selección importante, ya que por parte de este mecanismo la creatividad y la empatía fueron premiados ya en tempranas épocas con una relación de pareja. Las relaciones entre parejas, por su parte, favorecen a la reproducción humana por la posibilidad más informar de practicar el sexo de manera repetida, y son una base adecuada para la educación de los hijos. Los antropólogos también sostienen que el lapso más largo que necesita la mujer para alcanzar el orgasmo es otro instrumento de selección, ya que el hombre debe demostrar así características útiles para la relación y la educación, como la empatía, la paciencia y la motivación para alcanzar logros. Por otra parte, la creatividad para alcanzar el orgasmo posibilita que el sexo sea no solamente sea considerado mecanismo de reproducción, lo que lleva a prácticas sexuales alternativas, como la homosexualidad y la relación abierta.

Características comunes y diferencias entre los sexos

Tanto hombres como mujeres tienen distintos gustos respecto a la estimulación sexual y pueden llegar al orgasmo de distintas maneras. Según algunos científicos hay una relación entre la capacidad para alcanzar el orgasmo (y la potencia masculina) y el entrenamiento del pubocoxígeo, un músculo de la zona de la cadera que juega un rol fundamental en el control de la micción. Hay estudios que demuestran, que en los dos sexos al alcanzar el orgasmo aumenta la concentración de anticuerpos en sangre y saliva (posiblemente, para destruir gérmenes que provienen de la pareja). Además es producida la hormona Oxitocina que lleva a un mejor sueño nocturno y una relación general, la cual aumenta la regeneración del cuerpo y retrasa su envejecimiento. En cambio, respecto a la influencia del orgasmo sobre la aptitud deportiva existen diferencias sustanciales: en el caso de la mujer, la producción de testosterona aumenta su fitness, en el caso del hombre esta hormona es producida en menor cantidad, lo que conduce a una baja temporaria en la constitución física. Mientras tanto, en los dos sexos es quemada una considerable cantidad de energía que puede llegar hasta las 300 kilocalorías (kcal), lo que es comparable con una hora de actividad deportiva. Este considerable gasto tiene su causa en que más de 500 músculos se contraen durante el orgasmo con hasta cuatro veces de su actividad máxima normal.

El orgasmo masculino

Durante el orgasmo del hombre, el centro sexual del hipotálamo activa contracciones rítmicos de los músculos de la región genital y de órganos como el conducto deferente, la vesícula seminal, la próstata, la uretra y el mismo pene. En la mayoría de los casos directamente después es activada la eyaculación. El líquido eyaculatorio, que se compone de varios secetos (plasma seminal) y solo entre el 3 y 5 por ciento de semen, llega a la uretra y es expulsado hacia afuera a través del glande. Algunos hombres pueden alcanzar un orgasmo sin eyaculación, la llamada eyaculación retrógrada, que es propagada en el taoismo como posibildad para el hombre de alcanzar orgasmos múltiples y se produce cuando poco tiempo antes del orgasmo se ejerce presión sobre un punto entre pene y ano, lo que bloquea la uretra e impide la expulsión del líquido eyaculatorio a través de esta. Además, antes de la pubertad el niño masculino puede llegar a tener "orgasmos secos" con contracciones musculares similares al orgasmo real, pero sin eyaculación. En tiempos anteriores (por ejemplo según Masters y Johnson) se pensaba que la eyaculación jugaba un rol fundamental en la producción del orgasmo, y que la cantidad de semen expulsada era indicio sobre la intensidad de éste. Hoy se pudo comprobar que orgasmo y eyaculación son dos procesos neurofisiológicamente diferentes que ocurren en la gran mayoría de las veces, de manera paralela. No es necesario la expulsión de semen para alcanzar el orgasmo, esto es aprovechado en la técnica anticonceptiva de la vasectomía. A diferencia de las mujeres, la mayoría de los hombres no necesita estimulación adicional para alcanzar el orgasmo cuando practican sexo vaginal. Muchos necesitan una pausa más larga que las mujeres entre dos orgasmos. Con un pubococígeo entrenado también los hombres pueden alcanzar orgasmos múltiples con pausas muy cortas entre uno y otro, aunque las pausas requeridas aumentan al practicar sexo u otros tipos de estimulación durante mucho tiempo, lo que no se da en el caso de las mujeres. Al producirse varios orgasmos masculinos seguidos, cada vez el líquido eyaculatorio expulsado es menor, ya que los testículos necesitan cierto tiempo para producir el semen faltante. Varios hombres son capaces de alcanzar el orgasmo a través de la estimulación anal de la próstata, el cual difiere fundamentalmente del orgasmo producido por la estimulación del pene, en la manera que es vivido. Este tipo de estimulaciones son sobre todo populares entre homosexuales. Según la medicina, este tipo de orgasmos es útil para prevenir ciertas enfermedades de la misma próstata. Según un estudio de científicos suizos y estadounidenses en el orgasmo por coito es producido cuatro veces la cantidad de hormona prolactina que en el caso del orgasmo por masturbación. La prolactina es la responsable del sentimiento de cansancio después del orgasmo. El resultado fue visto como comprobante de la tendencia subjetiva de que el orgasmo en el coito es descrito muchas veces más placentero que el que se produce por masturbación.

El orgasmo femenino

El orgasmo de la mujer es acompañado por contracciones musculares que pueden favorecer la concepción, ya que éstas mueven el cuello uterino de tal manera que éste toma contacto con el semen. Como la pared vaginal solo cuenta con pocos nervios, muchas mujeres solamente alcanzan el orgasmo, cuando son estimuladas otras zonas erógenas como el clítoris o algunas zonas en el interior de la vagina, como el punto G o el punto A. No hay consenso entre los científicos si estos puntos constituyen zonas bien definidas o no. En muchas publicaciones desactualizadas son diferenciados los "orgasmos clitorales" y los "orgasmos vaginales", y en algunas de ellas el segundo tipo es descrito como más placentero. Varios científicos, en cambio, sostienen que todo orgasmo femenino es producido por el clítoris, que es la región genital con la mayor cantidad de nervios. Esta tesis se basa en estudios recientes que tuvieron como resultado que el clítoris es un órgano mucho más grande de lo que se pensaba anteriormente y mide aproximadamente 11 centímetros, sus nervios son conectados al interior vaginal y llegan hasta los muslos. La característica visible, la llamada punta de clítoris, solamente es una parte del órgano, y por lo tanto también los "orgasmos vaginales" en realidad son clitorales ya que son estimuladas los nervios de este organo a través del interior de la vagina. Tendencialmente la capacidad de la mujer de alcanzar orgasmos aumenta con la edad y la experiencia sexual, ya que las mujeres necesitan un proceso de aprendizaje para conocer las estimulaciones por las cuales llegan mejor al clímax, además juega un rol importante la autoestima de la mujer para sostener deseos en las prácticas sexuales ante la pareja. El placer puede ser aumentado por la experimentación con varios niveles de estimulación. Influye también la capacidad de localización de sentimientos físicos por ciclos hormonales y anatómicos. Por ejemplo, muchas mujeres han constatado un aumento del placer sexual en la parte superior de la pared vaginal (en la que se encuentra el punto G) después del primer parto (vaginal). Además, con contínua estimulación puntual de la zona del punto G (la prostata femenina) es posible que esta se eleve sobre el resto del tejido vaginal, lo que resulta en un aumento del placer sexual y de la capacidad de alcanzar orgasmos. Antes del orgasmo y sobre todo cuando éste ocurre, la vagina produce líquidos que aumentan la lubricación de la zona vaginal al producirse el coito y favorecen la concepción aumentando la movilidad de los espermatozoides. Otro efecto es que aumentan el pH de la flora vaginal, que en estado normal es ligeramente ácida, mientras que los espermatozoides tienen más posibilidades de sobrevivir en un ambiente básico. Según crónicas de algunas mujeres durante el orgasmo se puede producir una expulsión rápida de secretos que es conocida como eyaculación femenina. El líquido es producido en glándulas de la zona conocida comúnmente como "punto G".

Control consciente del orgasmo

Para experimentar placer sexual intenso no es necesario que los orgasmos se produzcan en cantidades grandes, sino que está más relacionado con la capacidad de superar el autocontrol y su autoestima. Por eso, un "juego sexual" es más placentero que una simple "caza del orgasmo", que lleva a disfunciones como el orgasmo fingido. En varios idiomas la denominación para la actividad sexual en pareja lleva consigo la palabra "juego". La intensidad del orgasmo femenino puede ser aumentada con algunas técnicas como el cambio de intensidad de los contactos corporales, estimulaciones múltiples (por ejemplo, del clítoris y los pechos a la vez) y una puesta en escena del acto sexual como juego, por ejemplo juegos de rol en los cuales los amantes asumen papeles activos, pasivos o imaginarios, o el vendado de los ojos. Esperar el orgasmo o someterse a presión, en cambio, es considerado obstáculo para la experimentación de placer. Con experiencia creciente, los hombres aprenden a controlar su orgasmo a través de la autodisciplina. Así sobre todo pueden retrasarlo, lo cual aumenta la intensidad del placer. También la pareja puede ayudarle a controlarlo a través de cambios de intensidad de las estimulaciones. Una técnica popular es la interrupción del coito y de la estimulación en general cuando los amantes ya han conseguido un nivel de excitación avanzado. En ella se basa el tantra hindú, y la combina con técnicas de respiración para transformar la vivencia del orgasmo, por ejemplo en un estado de éxtasis perdurable. Partes de la colección de textos india Kamasutra comprueban que ya en la Antigüedad el ser humano se ha preocupado por técnicas para aumentar el placer sexual. Una cuestión interesante es que hoy en la India la moral en cuestiones sexuales es bastante conservadora. Tanto en el hinduismo como en el budismo el sexo es visto como acto espiritual, y el aumento del placer es solamente un producto colateral de éste. El tantra según la concepción tradicional quiere producir una cercanía a los dioses a través del orgasmo, sobre todo relacionado con la deidad doble Shiva. El orgasmo es visto como disolución de los límites del Yo, que a través de este proceso se mezcla con la identidad de la deidad. El budismo tántrico Vajrayana en cambio lo relaciona con una experiencia de la unión entre felicidad y vaciedad. Algunos tántricos creen que esta experiencia es un samadhi (estado) especial, que no puede ser alcanzado por otras técnicas de meditación. Otras concepciones ven al orgasmo como baño del cuerpo en qi (la energía de la vida). En todas juega un rol fundamental la capacidad de dejar atrás el Yo.

Disfunciones corporales

Anorgasmia

Con el término anorgasmia se denomina una disfunción que impide la experimentación del orgasmo de manera temporal o constante, con respuesta sexual normal en las fases fuera del orgasmo. Es más común en las mujeres que los hombres: solamente un tercio de las mujeres sexualmente activas reportan que llegan al orgasmo con regularidad, y entre 5 o 10 por ciento nunca lo han experimentado. En el caso de los hombres, hace falta diferenciar la anorgasmía de la disfunción erectil y de problemas de eyaculación. Una de las posibles causas es la ingestión de antidepresivos, otras problemos psicológicos, enfermedades que impiden la correcta circulación de la sangre y heridas de los nervios en las zonas erógenas, que pueden ser casuadas por operaciones llevadas a cabo de manera inadecuada. Sobre todo en el caso de la mujer juega un rol importante que la anatomía de los órganos sexuales todavía no es comprendida en su totalidad (recién en el año 1998 por ejemplo se descubrió el verdadero tamaño del clítoris). La organización International Society for the Study of Woman's Sexual Health fue fundada para combatir esta situación de desinformación, que frecuentemente impide un tratamiento adecuado de la anorgasmia femenina. Nuevos estudios han demostrado que las causas de la anorgasmia son similares en mujeres y hombres. Recientemente se han desarollado nuevos métodos y aparatos para detectar posibles obstáculos para el orgasmo, como el Genito-Sensory-Analyzer, un artefacto que es introducido a la vagina y aplica diversos estímulos como cambios de temperatura y vibraciones para detectar nervios heridos, y otros que miden la intensidad de la circulación de la sangre y la humedad en los organos sexuales. Otros estudios han descubierto que una posible causa de la anorgasmia femenina es una deficiencia en la producción de tetosterona. Para compensar esto se utlizan geles con los que es tratado el clítoris. Si la causa es, en cambio, una deficiencia en la circulación sanguínea, el ginecólogo alemán Joachim Siewers recomendó la utilización de viagra por parte de las mujeres. Otras posibilidades son bombas que producen un vacío en la vagina y entrenan a los vasos de la zona genital. Existe, además, la anorgasmia provocada intencionalmente, que es una técnica del BDSM que consiste de que un participante intencionalmente es imposibilitado de alcanzar el orgasmo, sobre todo por aparatos técnicos. La forma más extrema es el Never-Inside, una relación en la cual uno de los amantes es desprovisto de manera contínua de todas las posibilidades de alcanzar un orgasmo, por ejemplo, mediante un cinturón de castidad.

Paraplejía

El sistema nervioso internoPersonas que sufren de paraplejía no tienen sensaciones físicas a partir de la parte dañada de la médula espinal. Sin embargo, hay casos donde estas personas pueden ser capaces de alcanzar orgasmos normales. Algunos parapléjicos utilizan un aparato llamado Brindley Stimulator, que a través de contactos debajo de la piel puede hacer vibrar al abdomen. La función primaria del aparato es estimular a los intestinos y a la vesícula para causar la defecación o la micción. Sin embargo, también provoca estimulación y excitación sexual y puede llevar a estas personas a disfrutar un orgasmo que según reportes es altamente placentero. Un reciente estudio alemán del Centro de Heridos de la Médula Espinal en Halle reveló que mujeres parapléjicas pueden percibir una penetración de la vagina aún cuando éstas no tengan sensaciones físicas en esta área del cuerpo. Todavía no se pudo comprobar si esto está relacionado con una posible estimulación del útero.

Aspectos históricos

Antigüedad

Los antiguos griegos le daban un alto valor al orgasmo, no importando si este se alcanzaba a través de la masturbación o a través del sexo homo- o heterosexual. Los romanos reservaban el orgasmo al hombre, no era deseado que las mujeres tengan sentimientos agradables en el acto sexual. Un hombre que ayudaba a su esposa a llegar al orgasmo con técnicas como el cunnilingus era visto como impotente. Sin embargo, en varias culturas - entre ellas también la griega y la romana - se ha comprobado la existencia de objetos que ayudaban a la mujer a llegar al orgasmo, la mayoría, en forma de falo. Los primeros de ellos se encontraron en Pakistán y datan de alrededor de 4.000 a.C..En Egipto, el orgasmo femenino tuvo una gran importancia ritual, por ejemplo, en la fiesta de Isis.

Medioevo y Edad Moderna

Los tabúes sexuales que dominaban la moral del Medioevo y en ciertos grupos culturales dominan hasta hoy, mayormente derivaban de las religiones. El orgasmo, sobre todo el femenino, no era visto como algo "natural" sino como diabólico. Hasta épocas recientes algunas orientaciones que son vistos como "normales" en sociedades tolerantes de hoy eran prohibidas, así por ejemplo, en Alemania, hasta 1994 era válido el Artículo 175 que penaba relaciones homosexuales (aunque al final solamente para proteger a menores, sin embargo, el sexo heterosexual en este país es permitido con adolescentes de a partir de 14 años). A partir del Siglo XV es documentado que los médicos europeos se valieron de la ayuda manual para que las mujeres con enfermedades catalogadas como "histeria" (por ejemplo, nerviosidad y dolores de cabeza) podían conseguir el orgasmo. En el Siglo XIX estas prácticas disminuyeron dado que se empezaron a comercializar otra vez aparatos como los primeros vibradores. En el mismo siglo, la literatura medicinal mencionaba varias veces al orgasmo femenino y lo describía - erróneamente - como necesario para una concepción exitosa.

Siglo XX

Los cambios en las concepciones morales, la disminución de la influencia de la Iglesia y mejores métodos científicos hicieron posible investigar el fenómeno de manera más profunda y ayudaron a destabuizarlo.

Sigmund Freud y Wilhelm Reich

El psicólogo Sigmund Freud, uno de los pioneros del psicoanálisis, jugó un rol importante en el establecimiento de la sexualidad como objeto de estudios científicos serios. Según él, la tensión sexual (libido) incumplida era la responsable de las enfermedades psicológicas, mientras que desde la subliminación de ésta resultaban los logros culturales del hombre. Sin embargo, Freud no le concedió demasiada importancia al orgasmo mismo. A partir de mediados de la década del 1920, el alumno de Freud Wilhelm Reich investigó la capacidad de alcanzar el orgasmo. En 1927 escribió la primera monografía sobre el tema, La función del orgasmo. En este trabajo propuso utilizar la potencia orgásmica como indicador para la salud mental, basándose en sus experiencias como terapeuta y estudios empíricos. Las enfermedades neuróticas, según Reich revelaban una impotencia de vivir un orgasmo "completo", lo que bloqueaba a la líbido. Como meta para curar estas patologías, propuso lograr que el paciente acepte el "reflejo" del orgasmo. Estos estudios lo llevaron una década más tarde hacia la vegetoterapia, que incluía mente y cuerpo. En los años 1950 otros psicólogos desarrollaron variantes de este tipo de terapia, incluyendo técnicas como el yoga, el cual había sido desaprobado por Reich ya que éste según él iba dirigido hacia un mayor autocontrol, lo que justo buscaba evitar. Un ejemplo es el neotantra de Margot Anand, una alumna de Osho. Un alumno de Reich, Alexander Lowen, modificó su vegetoterapia sin incluir a técnicas exóticas, llegando hacia el análisis bioenergético. Ninguno de estos tipos de psicoterapia tuvieron como meta la recuperación de la "potencia orgásmica" de Reich.

Reporte de Masters y Johnson

Masters y Johnson investigaron el orgasmo humano en la década del 1960 y crearon el término del ciclo de la respuesta sexual humana. En la investigación se recurrió a personas que aceptaron realizar el coito y otras estimulaciones sexuales en condiciones de laboratorio. Por lo tanto es cuestionada la representatividad del estudio, ya que se trataba de personas con un alto interés en la sexualidad y poco pudor al respecto. Masters y Johnson concluyeron que existía en el humano una permanente tensión sexual, que solamente debía ser estimulada para llegar al orgasmo. Hoy la mayoría de los científicos ya no concuerda con esta tesis, argumentando que la sexualidad humana no se puede reducir al hecho de alcanzar el orgasmo.

Estudios recientes

Desde el conocido reporte Kinsey de los años 50 han sido numerosas las encuestas y los estudios empíricos sobre la conducta sexual en general y la relación de las personas con el orgasmo en particular.<* Charité-Studie zum weiblichen Sexualerleben und zum "vaginalen Orgasmus" En el año 2004, una encuesta alemana reveló que la mayoría de las mujeres no distiguían orgasmos "clitorales" de orgasmos "vaginales", solamente mencionaban diferencias respecto al tipo de estimulación, pero no respecto a la vivencia del orgasmo. Esto va conforme con estudios recientes que todos los orgasmos son producidos por la clítoris. Un estudio publicado el 11 de junio de 2005 en el magazine New Scientist reveló que probablemente la capacidad de alcanzar orgasmos femenina es influenciada por los genes. Las encuestadas habían sido mellizas, y se encontró una importante correlación en las parejas de hermanas respecto a su capacidad de alcanzar orgasmos por medio del coito y por medio de la masturbación.

Importancia cultural

Aunque en varias sociedades existen tabúes respecto al orgasmo, éste ha sido tematizado en todas las épocas en el arte y también en la religión. Arte y literatura

Un estudio realizado por Leonardo da Vinci en 1492 analizó el orgasmo desde la biología.El arte ha tematizado al orgasmo desde distintos puntos de vista. En algunos casos es mencionado explícitamente, en otros, se lo ha ocultado a través de símbolos y metaforas, Artistas de diversa índole han tratado tanto los aspectos biológicos como los sentimientos relacionados a él, llegando hasta voyeurismo e instrucciones técnicas. Además de la literatura, que ya desde la Antigüedad ha tratado el tema, el orgasmo también ha sido tematizado en las artes plásticas, el teatro y la música. Un ejemplo es la pieza Bolero de Maurice Ravel que de manera repetitiva llega a un clímax.

Valor religioso del orgasmo

Dentro del Código de Derecho Canónico para la Iglesia católica, el orgasmo representa un punto fundamental para poder declarar al matrimonio consumado. Es un elemento vital para el sacramento. En caso de realizarse el ritual religioso del matrimonio y si los cónyuges no llegan a tener relaciones sexuales se considera al matrimonio rato y no consumado y por lo tanto inexistente el vínculo entre los consortes. Es decir que en tal caso no hay sacramento del matrimonio. Pero la disolución del matrimonio resulta un proceso administrativo en el caso de ausencia de relaciones sexuales. El canon 1697 establece lo siguiente: Canon 1697: Sólo los cónyuges, o uno de ellos aunque el otro se oponga, tienen derecho a pedir la gracia de la dispensa del matrimonio rato y no consumado. Igualmente, el canon 1142 indica: Canon 1142: El matrimonio no consumado entre bautizados, o entre parte bautizada y parte no bautizada, puede ser disuelto con causa justa por el Romano Pontífice, a petición de ambas partes o de una de ellas, aunque la otra se oponga.
Links recomendados

  tortilleras tortita pezones asesino orgasmo para ellas
orgasmo ellas orgasmo para mujer orgasmo para mujeres orgasmos mujer pezon asesino
pezon asesino pezones asesinos pezones asesinos    

360 sexshop   google sexshop placeres shop placeres shop
placeres shops placer shops placer shops sex shop pezones sexshop mujeres
sex shop mujeres sexshop pezon sexshops pezon sex shop pezon sexshop pezones
hot hots sexshops pezones    

Sexshop Caballito Sexshop Belgrano Sexshop Palermo Sex Shop Argentino Sexshops
Sexshop Juguetes para adultos